SOMOS LO QUE EL SENTIDO COMÚN DEBERÍA SENTIR

Tenemos en nuestra divina constitución la capacidad innata de actuar.

 

“Común”.
Qué palabra tan singular y tan plural a la vez.
Tan concreta y tan ambigua.
Tan pragmática y tan dogmática.

La fortuna de ser humanos pocos la podemos apreciar. Como especie, estuvimos convencidos por siglos que el cielo, la tierra y el universo fueron hechos exclusivamente para nosotros. ¿Y es que cómo no asumirlo? Los ríos refrescan a la temperatura exacta, el día amanece a la hora precisa, los dos astros más cercanos brillan con la luz perfecta… era lógico y común pensar que el animalito favorito de Dios es el que tiene la capacidad de razonar, el único que tiene sentimientos.

 

via GIPHY

 

El sentido común de hoy en día no se parece nada al del siglo pasado. Ni siquiera al de la última década. Pero más allá del tiempo, sabemos que compartimos una lógica que varía de persona en persona. Para uno es obvio que dios no tiene animalitos, y para el próximo es obvio que los animalitos no tienen a dios. Tenemos un proceso de razonamiento basado en la fuerte sensación de vivir. Podrá ser una razón o sensación diferente en cada quién, pero es común. Lo tenemos todos. Lo remarcable no es que unamos los mismos puntos de diferentes maneras. Lo remarcable es que todos unimos puntos. Tenemos en nuestra divina constitución la capacidad innata de actuar.

Nacer humano implica tener una noción básica de que hay cosas que suceden y cosas que son. Y aunque nos sintamos orgullosos de nuestro razonamiento, “poseemos” un conocimiento extremadamente turbio de las verdades más claras. Llegamos a un punto en el que tanto análisis nos da parálisis, y los pensamientos están tan desmenuzados que carecen de sentido. Asumámoslo: el agua moja, el sol brilla, la idea ilumina, el ser es, el acto conecta. No hay nada que pensar, pero hay todo por sentir.

 

via GIPHY

 

¿Y para qué escribir todo esto? ¿A dónde queremos llegar?

Simplemente a tener en cuenta que cada vez más aquello que llamamos sentido común lo dejamos de sentir en la comunidad para razonarlo en la individualidad. En nuestro afán por ser humanos perdemos la humanidad y pasamos por alto que somos la conexión entre un pensamiento y su materialización. Podemos traducir un sueño en vida real. Obviamos tanto el poder de una idea que olvidamos que causan fenómenos y ridiculizamos a quien ose tenerlas. ¿Quieres saber cómo es una idea materializada? Basta con ver una ciudad, un monumento, la caída de un muro o la construcción de otro, el cansancio y la pasión con la que perseguimos un balón, la poesía que emana de 6 cuerdas y un poco de presión sonora, la firmeza y la congruencia y la constancia con la que marchamos por kilómetros para avisarnos que la estamos cagando. Creer es crear. Crear es creer. Podemos fingir que no tenemos nada en común, o podemos levantarnos del sillón, abrazarnos y construir el espacio que merecemos tener. 

¿Qué dice tu sentido común?

 

imagen miniatura
think

Eventos relacionados