PENSAMIENTOS DE UNA MUJER LIBRE EN LOS 1800’s

Todos los días debo buscar algo que evite que me funda con el gris de la vida.

Cuando en verdad quiere, la gente sí que es bella. Pero seamos honestos: nunca han querido y nunca querrán. Nunca quisieron ser la mejor versión de sí mismos. Prefieren forzar al otro a ser una versión más de lo que sea que sea esa mierda que traen en la cabeza. Les fascina saberse “importantes”. Como si eso significara algo. En fin… sólo hay que sonreírles y se sentirán bien consigo mismos.

 

Hedda Gabler

 

“Sé una señorita”. “Haz feliz a tu marido”. “Llámale tía, es de tu familia”. “No toques eso”, “no hagas lo otro”, “no seas así”, “no pienses así”… ¿De verdad no tienen nada mejor que hacer? ¿Es vital para ellos verse reflejados en algo que no sea un espejo? No puedo creer cómo no se dan cuenta de que hablan de felicidad mientras la imponen. No puedo entender cómo pueden ser felices con sus rituales y sus reglas y la moralidad que se sacan de la manga. No puedo ver de dónde sacan las ganas de ser lo que son. No puedo. Ni quiero poder.

 

Hedda Gabler 2

 

Puede que sean tontitos, pero son muchos. Eso los hace peligrosos. Cuando se juntan dejan de escuchar la verdad. No la toleran. Se repiten las mismas mentiras de siempre entre ellos, y cuidado con decirles algo que no les parezca. Prefieren engañarse a sí mismos antes de afrontar la realidad. Y la realidad es que eso los hace fácil de manipular. Tal vez nací en un mundo equivocado, tal vez moriré con la familia que no me toca, pero al menos sé que estaré a salvo mientras los ponga a pensar en otra cosa que no sea en mí.

 

Hedda Gabler 3

 

A veces los envidio… son tan fáciles de entretener. ¿Y yo? Pfff. Todos los días debo buscar algo que evite que me funda con el gris de la vida. Y ver sus caritas confundidas y asustadas… eso es lo que más me divierte. A las mujeres no nos dejan hacer nada, pero yo no les pido permiso. Ni siquiera se dan cuenta de que no les pido permiso. Pero si quieren verme aburrida, créanme que puedo incluso morir de aburrimiento. Ustedes son los que tienen un problema con eso, no yo. Hace tiempo que ya no me puede su “qué dirán”.

 

imagen miniatura
Hedda Gabler

Eventos relacionados