LOS MACHOS PROPIOS QUE IGNORAMOS

Si bien no es malo ser ignorante, no es justificación para ser insolente.

 

Años, décadas, siglos, milenios comportándonos de una manera en la que, de acuerdo a contextos y circunstancias, decidimos cobijar la suposición de que ser de tal forma era superior a ser de cualquier otra. Y aunque hoy sabemos que la raíz de todos los males está en creer que una vida es más valiosa que el resto, seguimos fomentando ideas que nos llevan, en resumen, a nuestra autodestrucción.
 

Hoy somos conscientes de cómo las personas se aprovechan del machismo para cuidar su ego y evadir sus miedos. Hombres y mujeres minimizando y ridiculizando a más hombres y mujeres por no caber en su pequeña caja de lo que ellos creen que son los hombres y las mujeres. Hay quienes lo hacen por dinero, hay quienes lo hacen por status y hay más que lo hacen simplemente por ser aceptados, pero definitivamente todos lo hacen por ignorancia. Y es la ignorancia de ello lo que abordaremos en esta nota (que, si bien no es malo ser ignorante, no es justificación para ser insolente).

 

¿Cuántas conductas machistas tenemos sin siquiera saberlo?

 

via GIPHY

 

Aunque en la gran mayoría de las veces la discriminación va dirigida a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, estas conductas pueden manifestarse por y afectar a cualquier género. Un ejemplo clásico de esto es cuando una ella le dice a un él que “pega como niña”, haciendo énfasis en la torpeza o debilidad del golpe. Obviamente esto, además de ser odioso, es especialmente estúpido. Estamos en el siglo XXI. La falta de información ya no es excusa válida para no darse cuenta que los cromosomas nunca determinaron la musculatura que a un ser humano “le es permitido” tener.

 

via GIPHY

 

Hablando de la fuerza, una idea que es preocupantemente compartida es la de que las mujeres son blancos fáciles de secuestro porque son más débiles que los hombres. Claro… cuando una persona acostumbrada a la violencia fuerza a otra que está en lo suyo a subirse a un auto, lo más fácil es decir que es débil, pero ¿de verdad es difícil concebir que nos interesa más vivir bien que desarrollar una fuerza bruta en caso de que a alguien se le ocurra joderle la existencia a alguien más?

 

Y ya que estamos en el tema de los recientes secuestros en el metro… ¿Qué onda con eso de que sólo hace falta creernos que son pareja para no intervenir en la discusión? Si ella no quiere ir con él, llámese novio, esposo, amigo, amigovio, o como sea; NO QUIERE IR Y PUNTO. Pensar que una persona tiene derechos sobre otra da pie a un sentido de pertenencia y autoridad como base fundamental del machismo.

 

via GIPHY

 

¿Otro más? ¿Qué dices de la caballerosidad?

 

Este punto en específico sí está enfocado a los hombres, y no porque ellos sean unos malditos tiranos insensibles (que sabemos perfectamente que no lo son), sino porque precisamente en ellos recae ser caballeros. No es que ellos tengan la culpa, más bien es una conducta tan enraizada en nuestra cultura que considerarla machista incluso se percibe como ridículo y “feminazi”. Pregúntense a sí mismos: ¿qué es la caballerosidad? y ¿qué palabra se utiliza para decir lo mismo de una mujer? Pero vaya… puede que ambas respuestas sean subjetivas, personales, o sujetas a confusión cultural. El punto es que no tiene nada de malo ser cortés o amable. Lo malo es asumir que sólo ellos deben serlo, o que ellos lo sean por creer que ellas son débiles. Caballerosidad y cortesía. La acción es la misma. Lo que subyace, no.

 

Este último punto va enfocado a las mujeres. Y es que así como es de fácil confundir la caballerosidad con la cortesía, igualmente fácil es cruzar la línea entre sororidad y prejuicio. Puede que muchos hombres no conozcan la angustia de caminar sola por la calle, pero todos conocen la angustia de alguna manera. Hemos visto a personas que no conocen la diferencia entre un #NotAllMen que no viene al caso y un comentario que los etiqueta a todos de forma negativa; entre una crítica a la fragilidad masculina y una burla a la masculinidad frágil. No olvidemos que el prejuicio también es parte fundamental del machismo, y que un “Todas las viejas son…” es igual de generalizador que un “Todos los vatos son…”. El feminismo, hasta donde nos quedamos, defiende la libre expresión emocional de todos, todas y todes.

 

via GIPHY

 

La lista es larga. Las conductas machistas son aún muchas, y quitarlas de nuestro chip es complicado. Borrar las creencias que hemos tenido por milenios no es tarea fácil, pero se simplifica al construir un criterio con sentido común. No es difícil darse cuenta cuando lastimamos a una persona, mas en tiempos como estos tampoco es difícil caer en el morbo de la crueldad. Cuéntanos: ¿estás de acuerdo con esta lista? ¿Crees que nos equivocamos en algún punto? ¿Hay algo que agregarías o quitarías? Una opinión ajena bien argumentada nos sirve a todos para dejar de lado las suposiciones y vernos tal como somos: personas desesperadas que no lo saben todo y que lo único que quieren es vivir en paz.

imagen miniatura
Las Hijas del Aztlan

Eventos relacionados