LO QUE TODOS DEBERÍAN SABER SOBRE LOS CAMBIOS

El problema de uno es el problema de todos.

La importancia que puede tener una sola persona en el mundo es sorprendente cada vez. Un descubrimiento, un accidente, una leve diferencia en el modo de pensar o de vivir, de ser el preciso, puede contagiarse a una multitud en cuestión de días. Esto es remarcable porque, de un tiempo a acá, nos hemos empecinado en diseñar culturas y sistemas que, además de evitar eso a toda costa, puedan lidiar con los pensares y sentires de millones de personas con base en la uniformación. Por supuesto que es más fácil. ¿Pero será lo mejor?

 

via GIPHY

 

Como pez en el agua, pasamos nuestro efímero tiempo dentro de una sustancia que no vemos y que dicta nuestra forma de existir. La cultura que replicamos día a día nos influye más de lo que alcanzamos a imaginar. Vivimos una era en la que la sociedad construye al individuo, y rara es la vez en la que sucede al revés. Mas es esa rareza la que rompe con esas influencias en las percepciones y reacciones de las personas. De vez en cuando, un individuo se libera de la maldición de la imitación y se permite depender únicamente de su capacidad creadora.

 

via GIPHY

 

Y es en ese momento en el que sucede un cambio trascendental. No se trata de ser antisistemas o aludir a la rebeldía sin causa (porque ciertamente sobran las causas). Lo que se intenta es exponer un punto de vista tan único que, sin las herramientas de expresión necesarias, podría pasar desapercibido o interpretarse de manera que lo rechacemos sin siquiera pensarlo. Percatarnos del derrumbe que sufrimos como sociedad es complicado, pero son estas constantes muestras de discrepancia las que a menudo nos hacen abrir los ojos ante una realidad que, a pesar de ser cómoda, podría ser sumamente tóxica.

 

via GIPHY

 

El mundo es la suma de lo que cada uno es. El problema de uno es el problema de todos. La solución en uno podría ser la solución en todos. Llevamos en esto del teatro unos 35 años, tiempo suficiente para darnos cuenta de lo que hace falta para cambiar una realidad social. Sabemos que no es fácil, como también sabemos que no tiene por qué ser difícil. Si lo que está allá afuera es un reflejo de lo que traemos dentro, lo único que hay que hacer es transformar nuestra intimidad y nuestra psique, tomar el papel del personaje con el que soñamos y actuar como lo haría él día y noche.

 

imagen miniatura
Diplomado

Eventos relacionados