ESTAMOS EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS

Confía en que estaremos ahí, contándote tu propia historia.

Sí, el título se oye genial y todo, ¿pero qué tan en serio va? ¿Son estas más palabras bonitas de entre tantas en la web, o de verdad podemos sostener lo que decimos?

A través de este medio sólo podemos representar con letras aquello en lo que somos expertos: los actos. En este oficio hemos pasado tanto tiempo estudiando a hombres y mujeres que difícilmente veremos nuevas personalidades. Conocemos lo bueno y lo no tan bueno de las capacidades del homo sapiens, y aunque es difícil aceptar muchas de nuestras filosofías, no dejaremos ninguna fuera del escenario. Es más, a cada posible instante retamos a la gente a sacar lo mejor y lo peor de sí en los mejores y peores contextos imaginables.

Aquí la buena onda y el romanticismo son lo de menos, el chiste no es caernos bien. Estamos en esto porque mejorar la calidad humana es nuestra misión, y sabemos que la única forma de lograrlo es con voluntad y comunión. Que nuestra especie sea capaz de creer y crear no quiere decir que lo que crea y cree no sea destructivo, y eso, a su vez, no quiere decir que tenga la intención de serlo. “¿Y qué, la solución a eso es ponerse a hacer el ridículo en una tarima?”, algunos preguntarán con sarcasmo, a lo que nosotros responderemos: “Sí”.

 

via GIPHY

 

Bueno… eso siempre y cuando alguien más haya hecho el ridículo. Excusamos tener presente que tomar consciencia de los actos propios es un ejercicio difícil para cualquiera. Cuando no se logra, la inocencia se transforma casi sin remedio en un enamoramiento sin empatía, destruyendo todo lo que está a su paso con el único fin de lograr su cometido. Estamos en las buenas para imitar tu bondad y que sepas cómo, por qué y para qué tener bondad. Estamos en las malas para recordarte que no siempre tienes la razón, y que tu mente, por mero instinto, te dirá que sí.

“¡Pero qué soberbia la suya al creer que son los únicos portadores de la verdad!”, han pensado algunos con este razonamiento. Y estaríamos totalmente de acuerdo si no fuera por que la verdad no la portamos nosotros. Los actos no mienten. Las imitaciones tampoco. Quienes tienen y proyectan su propia verdad son las personas, a nivel individual o colectivo. El teatro ha estado siempre ahí, desde el casi inicio de la civilización en el 510 a.C. hasta el casi declive de la misma en el 2019 d.C. Sea cual sea el siguiente paso que decidas dar, confía en que estaremos ahí, contándote tu propia historia.

 

imagen miniatura
Aliados Foro Shakespeare

Eventos relacionados