EN UN MUNDO COMO ESTE, ¿VALE LA PENA HABLAR DE AMOR?

Sí, sobre todo porque ya olvidamos lo que es.

 

De las pantallas a los libros, todos en la industria de contar historias se deben a la misma pregunta que hemos tenido desde que dejamos la emoción por obsesionarnos con la razón. La intriga que rodea lo que es o de dónde viene eso que llamamos “amor” es tanta, que consumimos la respuesta que nos den con tal de que venga empaquetada, rosada o perfumada. Si no es un sentimiento, es una energía. Si no es una energía, es un dios. Y si no es un dios, es un comportamiento primitivo que se explica con química.

 

Parece ser que para algunos lo mejor es prescindir y trascender: dejar lo que no se ha descubierto por milenios y avanzar el tema de otra forma menos teórica y más práctica. Un texto tiene la facultad de vestir o adornar la realidad, mientras que una acción se muestra desnuda tal cual es. Dado que las acciones no mienten cual palabras, Eduardo Pavez Goye decide alejarse de toda esa industrialización emocional y acercarse a la carne y el hueso de la vida, y se pregunta a sí mismo: “Si el amor es una actividad, ¿cómo se manifiesta?”.

 

via GIPHY

 

Y claro, el espacio dedicado a contemplar cualquier actividad en la más pura de sus expresiones es un teatro. Estar en una butaca y entender paso a paso “Enamorarse de un Incendio” es contemplar las distintas formas que el amor puede tomar al ser humano: la desesperación por tratar de encontrar algo que se escapa permanentemente; los constantes cuestionamientos; los cuestionamientos de los cuestionamientos; transformar o deformar mil veces todas las dudas sin llegar jamás a una conclusión…

Si parece un ataque de ansiedad es porque en realidad lo es. Experimentar esas sensaciones en algún momento es normal, son parte de nuestra manía por razonar cada aspecto de la vida, e incluso una señal de que el alma es capaz de emanar amor. Prueba de ello es, precisamente, Enamorarse de un Incendio, que, si fuese una pintura en lugar de una obra de teatro, veríamos el autorretrato de Pavez con cara de enamorado.

 

via GIPHY

 

Los gifs de esta nota nos hacen ver que culturalmente solemos relacionar al amor con el romanticismo. La supuesta perfección que existe en uno exclusivamente para el otro es una idea que se ha colado cómodamente en nuestro fanerón, de tal manera que resulta difícil imaginar que, bajo ciertos contextos o criterios, amar pueda ser sinónimo de traicionar o hasta de matar. Sí, para algunos quizá sea una idea extraña, sin embargo los escenarios en los que amar fue la peor decisión abundan. Todos hablan de corazoncitos y mariposas en el estómago, pero pocos saben que sus únicos ingredientes son la honestidad, el desinterés personal y el sacrificio, lo demás son puras especias.

Cuando el mundo sigue igual con o sin lo que es infinitamente importante para ti, hay amor. Cuando sabes que te está consumiendo pero igual quieres dedicarle tu ser, hay amor. Cuando entregas tu bienestar con el propósito de dar vida, hay amor.

Cuando ves que 4 actores se desviven así por contarte una historia de amor diferente, indudablemente ahí hay amor.

 

via GIPHY

 

En este mundo los estudiantes son raptados, los dibujantes asesinados, corren ríos de sangre financiados por las transnacionales y los políticos desgastan las palabras hasta perder su valor. En un mundo como este donde la esperanza parece estar cada vez más muerta, ¿vale la pena hablar de amor?

Sí, sobre todo porque ya olvidamos lo que es. En esta obra los gritos, los llantos, los robos, los disparos y las infidelidades se hacen por y con amor. Y que no se confunda esto con el planteamiento de la excusa perfecta para hacer lo que a uno le plazca. Muy por el contrario, esto es observar y recalcar cómo, por un ideal (sentimiento, energía, dios, química o como quieras llamarle), dejamos de hacer lo que queremos para tomar acción en aquello que nos importa más que nosotros mismos. El amor puede lograr lo que quiera simplemente porque puede tomar la forma que quiera. Todo depende únicamente de las acciones con las que se decida alimentarlo.

 

En cuanto a la respuesta a ‘¿qué es el amor?’, lo más cercano que tenemos es que es diferente para cada quien, pero un mismo sentir entre todos. 

 

imagen miniatura
Amor

Eventos relacionados