CÓMO TU CEREBRO ENTIENDE EL TEATRO

La obra no está en el escenario. Está en ti. Nosotros sólo te recordamos que estás vivo.

 

 

Imagina una obra en la que es crucial para la historia que los personajes jalen palancas, coman frutas gigantes, utilicen un rotomartillo para una cirugía plástica e incluso deban tener una cara diferente. Además, pa’ variar, cuentas con un presupuesto tan pequeño que sólo te alcanza para pagarle al elenco. ¿Qué hacer?

 

via GIPHY

 

Un buen actor no es aquél que puede imitar perfectamente gestos, movimientos y formas de hablar. Eso mejor se lo dejamos a un imitador. En el teatro, el mejor actor es aquél que sabe cómo llegar a los rincones más profundos de tus instintos. Activar las emociones específicas que éste te quiere hacer sentir de la misma manera que si la historia que se desenvuelve en el escenario fuera real. Y con “real” lo que queremos decir es “afuera del ejercicio teatral”, pues la meta sigue siendo que los sentimientos, tanto los del actor como los del espectador, sean 100% honestos, lúcidos y verdaderos.

 

Más allá de lo que todos llamamos vida real, el ser humano tiene una capacidad innata para vivir situaciones que tan sólo puede idear. El jugar de los niños, los sueños, la ansiedad… parece que hay una parte en nuestra cabeza diseñada para ponernos en situaciones de dicha o de estrés sin tener que estar atados a las consecuencias de lo que pensamos. Una especie de simulador biológico que puede darnos experiencia ante situaciones que no hemos vivido.

 

via GIPHY

 

La imaginación, salvo para los que sufren de afantasía, es parte fundamental de lo que nos define como seres sobrevivientes. Muchos dicen que los adultos la perdieron en algún momento de su adolescencia, pero en el teatro todos los días vemos que no es así. El adulto lo que pierde es la capacidad de crear nuevos pensamientos fantásticos, probablemente gracias a su particular estilo de vida. Pero tú dale cualquier elemento y, por muy pequeño que parezca, nunca será insignificante. El cerebro tiene una imperativa necesidad de completar un contexto para entender lo que está sucediendo, y es esa necesidad lo que interpretamos como un viaje.

 

En el teatro, la imaginación es el juego que existe entre tu intuición y la creatividad del actor. Cómo es que, a partir de cosas que ya conoces, puedes entender y describir situaciones que nunca has vivido. Y todo puede jugar: sonidos, movimientos, palabras, luces, muebles, plantas… lo que sea, con tal de que dichos elementos puedan, con la información que ya guardas en tu cabeza, completar un concepto que comprendes, tal y como lo hiciste en el primer párrafo de esta nota.

 

via GIPHY

 

La técnica en el teatro crea una verdad en el aquí y el ahora. Es esta verdad la que te hace llorar, temblar, reír, sorprenderte. Lo que ocurre en un escenario es una realidad compartida, acordada, limitada, temporal, ficticia, pero real. La obra no está en el escenario. Está en ti. Nosotros sólo te recordamos que estás vivo.

imagen miniatura
Reynaldo Rossano_El Feo

Eventos relacionados