¿CÓMO ROMPER CON LA FEALDAD?

“Deberíamos apegarnos más a la realidad, a todo lo que la vida nos presenta en su gigantesca variedad de gamas.”

Piensa en un hombre mágico, simpático, valiente, fuerte, bueno, humilde y lleno de amor.
¿Te imaginaste a alguien así?

 

Reynaldo 1

 

Así es, no hablamos de un personaje de un cuento. Es una persona real llamada Reynaldo Rossano, quien da un paso afuera de todos los clichés del actor “perfecto” para decirnos que la vida real es mejor que cualquier otra historia, empezando por su cualidad principal: la de ser real. Él (y cualquier otro que trabaje en el teatro y la TV) es una persona como tú y como yo que se ha partido el lomo abriéndose camino en un mundo de falsas expectativas y rechazos. Es verdad, al trabajar en el mundo de la actuación uno debe aprender sobre las emociones y cómo manejarlas, aunque es difícil imaginarse que ese consejo será tan útil arriba como lo será debajo del escenario.

Hoy que tiene a un feo que interpretar semana tras semana, quisimos saber su opinión acerca de los modelos estéticos que se han seguido durante décadas. Después de todo, no entendemos por qué, si el teatro es un reflejo de la realidad, existen actores que se alejan de la misma. Si quieres saber lo que nos dijo, sigue leyendo.

 

Reynaldo 2

 

¿Qué significa el teatro para ti?
El teatro es mágico, y cada uno de sus actores también deberían serlo.
Su magia está en la forma en que las personas experimentamos una conexión real a través de una historia ficticia. Cada función es como una cita a ciegas en la que el espectador no sabe si todo saldrá bien, saldrá mal o si le va a gustar.

¿Cuándo supiste que querías ser actor?
Nunca lo supe. Caí en esta profesión por azares del destino. Antes de ser actor tuve otros mil empleos: repartidor, chofer, pizzero, cargador, acomodador… No supe que podría actuar hasta que me habló un amigo avisándome que en el canal 13 solicitaban extras. De ahí me empecé a relacionar y a dar a conocer. Nunca había visto el arte como una opción, simplemente la vida me puso ahí.

¿Cuál es el personaje con el que más te identificas?
Es difícil determinar a uno. Si he interpretado a un personaje, seguro me he llevado algo de él. Han ocupado mi tiempo, mi concentración, dedicación, cariño… si no fuera así, simplemente no los podría interpretar. Soy todos mis personajes. Esta profesión me gusta porque puedo ser muchas personas diferentes y mis colegas también. Somos el resultado del camino que cada uno ha andado.

 

El Feo

 

¿Cuáles son tus principales virtudes como actor?
Cuando tengo una responsabilidad en mis manos, simplemente hago el mejor trabajo que puedo, no sólo como actor, sino como lo que toque. No me considero un buen actor. Lo “bueno” y lo “malo” están en el ojo de quien me mira. Para algunos mi trabajo será bueno, para otros será malo, pero la verdad es que si estoy en algún lugar es por algo. No me considero un buen actor. Me considero un intérprete.

¿De dónde te agarras para interpretar El Feo?
A cada uno de mis personajes le presto vivencias personales. A Lette (que es el feo) le doy toda la inseguridad y el rechazo que he vivido. Todos hemos sufrido un rechazo. Todos hemos tenido ganas de cambiar para ser aceptados. Yo, al ser una persona tan específica físicamente hablando, he sentido rechazo, pero he aprendido que eres aceptado en medida de cuánto te aceptes a ti mismo.

¿Qué opinas de todos estos estereotipos?
Es muy limitante el simple hecho de que existan. No deberían de existir. Un guapo no es guapo sólo por ser guapo. La personalidad es mucho más impactante que eso. Es sobre todo en el teatro donde deberíamos apegarnos más a la realidad, a todo lo que la vida nos presenta en su gigantesca variedad de gamas.

 

Reynaldo Rossano

 

Y aquí lo tienen: una persona real, con problemas y sentimientos reales. Y no decimos que haya actores falsos o que te han mentido toda tu vida. En algún momento construimos entre todos un acuerdo colectivo que se basa en la apariencia de pocos. Eso, por lógica y consecuencia, nos conduce a un autoengaño del que es difícil salir. Ahora que vivimos un encuentro cercano con Reynaldo, podemos confirmar sin tapujos que quien toma el papel de El Feo, en realidad es un ser humano auténtico y bien parecido. Bello por naturaleza. Y cuando uno es chingón, tiene confianza y disfruta su vida, ¿qué ser más atractivo que eso puede existir?

 

 

imagen miniatura
Reynaldo Rossano

Eventos relacionados