¿CÓMO MANTENER UN BUEN EQUILIBRIO EMOCIONAL?

“Hay que centrarse, no clavarse”

 

Tu hijo muere.
En cuanto te enteras, pensamientos de negación rondan en círculos como bolas de nieve en tu cabeza. Imágenes de su cara, de sus abrazos, de sus sueños invaden tu mente. Una sensación caliente pero depresiva sale del corazón y cae por todo el cuerpo hasta dejarte sin color ni esperanza. La garganta se anuda. La fuerza se agota. El estómago da un gran retortijón y el pecho duele aunque se sienta vacío. No quieres volver a saber nada de la vida.

Ahora imagina revivir eso 3 veces a la semana por 4 meses.

via GIPHY

Dedicarse a la actuación es un arma de doble filo. Hay veces que vives de ella, otras que la sobrevives y otras que apenas te alcanza la energía para vivir. Existes a expensas de lo que tu cuerpo y mente puedan aguantar sin importar lo que te esté sucediendo en la vida real. ¿Cómo lograr una entereza que pueda mantenerse firme ante cualquier adversidad?

Por suerte tenemos a muchos profesionales a nuestro lado, entre ellos, Yolanda Ventura. 33 años de carrera artística y actoral tuvieron que haber hecho algo con sus emociones, por lo que le pedimos una entrevista a la que hoy interpreta a Stevie en La Cabra o ¿Quién es Sylvia?, una mujer envuelta en un episodio de infidelidad-traición-desconfianza-inseguridad-desilusión-amor-desamor y cualquier otra emoción negativa que pueda salir de un matrimonio. Estos son los tips de manejo emocional que pudimos sacarle.

via GIPHY

¿Lo que sientes en el escenario afecta en tu vida diaria?

Sí. Uno sale histérico del escenario. El organismo entero tiene que trabajar para bajar las emociones.
El cuerpo es sabio, y cuando ya sabe el camino, sabe reproducir lo que sucede sin que suceda tan fuerte cada vez y con un poco más de distancia.

Es muy saludable contar con un colchón emocional en el que sabes dónde tienes que apretar para que suceda lo que tiene que suceder con lo que estás sintiendo. Tu parte racional debe estar al tanto de lo que pasa alrededor mientras tu parte emocional reacciona.


¿Qué haces para lidiar con eso?
Voy a terapia, hago yoga… una tiene que hacer mil cosas para poder funcionar. Interpretar esta obra te deja agotada emocional y físicamente.
Al mismo tiempo vivo un poco en la inconsciencia. Cuando tienes 50 años te puede aparecer el dolorcito en la espalda, pero si no me concentro en él, al rato se me olvida. Con las emociones es igual. Si no les haces mucho caso (que no es lo mismo que ignorarlas), la pasarás mucho mejor. Si te dejas llevar por ellas, puede ser peligroso. Hay que centrarse, no clavarse.


¿Yolanda ha vivido algún coraje tan fuerte como el de Stevie?
… He sido muy corajuda en mi vida.
Sí lo he vivido, pero cada vez menos. Algo bueno tiene que tener cumplir años, ¿no?
Llega un punto en el que tú eres lo más importante, y eso no te convierte en alguien egoísta, sino en alguien que se cuida.
He llegado a aventar puertas, destruir escenografías… corajes que te deja el hacer una escena con sentimientos tan fuertes como que se te muera un hijo. Repetir una escena así es extremadamente difícil porque, si bien puedo separar a mi hijo real del hijo de una historia, hay algo atrás de la cabeza que te hace click. Relacionar una cosa con la otra es lo que hace que el instinto reaccione.

via GIPHY

Hablando de reaccionar, ¿crees que podamos sentir un afecto honesto e incontrolable por algo no convencional?

Creo que sí.
Creo que el amor es ilimitado, y como tal no se puede controlar o encasillar.

Eso es lo que realmente destruye a Stevie en la obra, el hecho de que después de 22 años de matrimonio perfecto, su esposo haya vivido una experiencia que nunca había tenido con ella. Que el compañero ideal de su vida pudo encontrar el amor en un ser que no habla y que se entendieron más allá de las palabras. Una experiencia que no puede tener con un ser humano. ¿Cómo competir con algo así?

¿Qué opinas acerca de aquellos particulares sentimientos que no podemos controlar?
En la obra, Guille y Martin pasan por un momento muy fuerte en su vida. Tanto sus emociones como sus deseos sexuales están descontrolados. Creo que muchas veces confundimos la atracción con el amor, con el cariño… Cuando uno no está bien, todo se le comienza a conflictuar y a nublar. La vulnerabilidad, naturalmente, nos lleva a buscar el afecto y el contacto físico.

via GIPHY

Tener las riendas de nuestras propias emociones no es fácil. No estamos acostumbrados a manejarlas porque vivimos en un ambiente controlado y rutinario, donde lo que sucede suele tener un límite y donde aprendemos a reaccionar más que a actuar. Para una mejor calidad de vida, la experta nos aconseja ser conscientes de lo incontrolable, comprender que todos somos únicos, poner atención a uno mismo, ocupar la mente y siempre tener un colchón en caso de caídas. Los saltos extremos emocionales, por ahora, mejor dejémoslos a los expertos.

imagen miniatura
Yolanda Ventura

Eventos relacionados