5 RAZONES PARA IR A LA CÁRCEL

El interés tiene pies, pero el amor tiene 4 patas.

 

¿Qué tienen en común la penitenciaria de Santa Martha Acatitla, el Concejo Británico en México, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Foro Shakespeare?

 

Adivinaste: el interés de crear una sociedad mejor a partir del arte y la sensibilización.

Todos sabemos (y hacerse de la vista gorda sería un tanto tonto) que en los tiempos tragicómicos de los que forma parte el escenario internacional hacen falta actos de empatía, tolerancia, apertura y, sobre todo, amor. Pero esta vez no venimos a hablar de lo que falta, sino de lo que sobra, y lo que sobran son razones para generar un impacto tan grande en nuestra tan amada comunidad, que tú y cualquiera que pueda llamarse tu prójimo se entiendan. Empatía, le llaman por ahí.

 

A continuación, te compartimos 5 de esas razones para que te animes a pasar por la cárcel con nosotros:

1. Verás Xolomeo y Pitbulieta.

Sí, es una adaptación de Romeo y Julieta.

Sí, esta se cuenta con perritos.

Sí, hay gente en la cárcel a la que le gusta disfrazarse de perro (e incluso ama como tal).

 

Xolomeo y Pitbulieta” es el proyecto más reciente de Producciones Foro Shakespeare. Como las demás obras de la Compañía de Teatro Penitenciario Interna, el objetivo es la reinserción social, empleo y profesionalización teatral del elenco de la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla (a quienes tú probablemente llames “los presos”).

 

2. Apreciarás un texto ganador.

Este es un texto con una historia muy bella y muy particular:

Por un lado, es el ganador de una convocatoria que lanza el INBA a nivel nacional. Es decir, que para ganar el primer premio de dramaturgia del mismísimo Instituto Nacional de Bellas Artes en TODO México, es porque algo bueno debe tener.

Por el otro lado, fue escrito por Jesús Natanael Pulido, un talentoso señor de 65 años del Cereso #13 de Oaxaca. A mano.

 

Como te darás cuenta, esa apreciación acaba de tener un significado más profundo.

 

3. Conocerás al British Council de México.

Bueno, no conocerlo en sí. Más bien conocerás su visión cultural y el reconocimiento tangible de la capacidad social que tienen las artes para tocar y transformar distintas vidas y maneras de pensar.

En otras palabras, dicen “Sí” a la inclusión y la diversidad, y “No” a la reclusión y la adversidad.

… Obvio somos amigos.

 

4. Apoyarás y serás parte de la transformación personal y social del actor.

Así es. Tu boleto, además de ser su salario, es un voto a la prevención del delito, a la reinserción social, a la divulgación del arte y a su libre acceso como derecho humano.

Y tooooodo eso en tan sólo 4 horas de experiencia.

 

5. Entenderás puntos de vista diferentes a los tuyos.

Tú como lector; yo como redactor; el recluso como actor; Todos, sin excepción, tenemos una historia. Y este específicamente es el punto en el que tu historia y la suya se unen, aunque sea por un par de horas en el escenario.

 

Te lo advertimos: el momento en el que entres a la cárcel, saldrás de tu burbuja.

Todos queremos una sociedad mejor. Todos podemos construirla. El punto no es querer o poder, sino hacer, como los presidiarios de Santa Martha Acatitla. Debemos convertirnos en actores de esta gran obra, la vida. Y formar parte del elenco no es difícil. Podrías comenzar apartando tu lugar en este proceso de transformación interna y externa. Sólo mándanos un correo a teatroyprision@foroshakespeare.com y tu lugar en el pesero con camino al cambio será asegurado.

imagen miniatura
Xolo y Pitbu